jueves, diciembre 14, 2017

En el limbo

Vivo en el limbo del olvido,
arrinconada en un cajón
como un departamento más
en el archivo de tus días.

Se abre el cajón,  en horas regulares,
cumplidamente…
con la metódica y calculada rutina
obedeciendo a lo establecido en la norma.

Me arrugo, como papel croché,
amarilleando el color de mis ojos,
nublados de lágrimas
en la inútil espera de un latido.

Y languidezco resignada,
conforme, en mi agonizante destino,
haber nacido para morir…
guardada en un cajón del limbo.


Reme Gras.
Derechos reservados.

sábado, diciembre 09, 2017

¡ No !

¡No!
No quiero pedir disculpas…
quiero, no tener que disculparme,
no quiero perdonar…
quiero, no tener que perdonarte.

No deseo firmar peticiones contra la violencia,
ansío que la violencia desaparezca,
 caminar por las calles tranquila,
 que el único peligro sea tropezar
 con el balón con el que juega un niño.

No quiero ser parte del problema,
cuando abro la mano a soluciones.

Me gusta derribar muros,
eliminar fronteras,
no sembrar alambres de espino.

Y plantar árboles y flores,
allanar los caminos.

Respetar las diferencias,
 enseñando las mías.
 crecerme por dentro,
menguando mi ego, callando, asintiendo.

No quiero sentirme culpable,
cuando soy yo, quien tropiezo.


Reme Gras. ( Navidad 2017)
Derechos reservados.

lunes, diciembre 04, 2017

No son lágrimas

Cuando ya no quedan lágrimas,
y de los ojos siguen manando ríos,
humedades, oscuras y tibias
que llagan la piel a su paso.

No son lágrimas de sal,
es un continuo manantial de desaliento,
desprendido de lo más intimo
rasgando la carne devastada.

Humedad que se evapora con el tiempo,
pero rebrota con fuerza ante el recuerdo
desvelando su secreto…
que sigue viviendo, aunque haya muerto.

No se compadecen las lágrimas,
y corren a raudales por su seno,
sin perturbar su discurrir
hasta agotar su hontanar principal.


Reme Gras.
Derechos reservados.

martes, noviembre 21, 2017

Recuerdo tú voz

Poema dedicado a mis ángeles que ya están con el Padre en el cielo.


Sigue tú voz, viva en mi memoria,
con su sonido dulce,
el enfadado o triste,
el risueño y cantarín.

No se fue contigo,
se quedo en la tierra junto a mis oídos,
como cascada de agua fresca,
tropezando con las piedras
en su discurrir hacía el río.

Es el regalo que me dejo el cielo,
cuando, te otorgo las alas,
que te hicieron ángel.

Y mientras tenga memoria…
seguirás conmigo,
siendo tu voz… mi ángel.


 Reme Gras.
Derechos reservados.

lunes, noviembre 13, 2017

Abismo

Abismo

Me asomo al abismo de mis sentires
con el vértigo, en la boca de mi estomago
me alimento de mi propio llanto,
retroalimentándome en mi propia angustia.

Roto el espejismo, de cristal fino
reiniciado el disco duro de mi cabeza,
pisando suelo _no tan firme_
pero al menos, sin la esperanza de tener.

Vuelvo a los orígenes,
a lamer las heridas auto infringidas,
profundas llagas sangrantes.

Porque el abismo siempre presente,
es testimonio de permanencia,
lo único que me pertenece y perdura.

Entre el abismo y yo,
solo se interpone el sueño.


Reme Gras.
Derechos reservados.

SILOE @ copyrights